Archivo de la categoría: Others

Abel, te has equivocado, ahora tienes a miles de personas rezando por ti.


blog abel azcona

Pensaba que escribiría sobre otro asunto al retomar este blog, al que tanto cariño le tengo. Creo que finalmente se ha convertido en un modo de alzar mi voz, de llevar hasta lo más lejos posible mi voz.

Pena es lo que sentí al leer la noticia de la exposición de las fotografías en las que Abel Azcona escribía con Hostias Consagradas “Pederastia”. Creo que hablo en nombre de muchos -espero que la mayoría- si digo que los pederastas que hayan cometido esas barbaridades son unos hijos de puta (quedándome corta), ni pertenecen a los católicos, ni nos representan, ni representan a Cristo.

Por eso pienso que Abel se ha equivocado, que si lo que quería era castigar a los pederastas, debería haber tomado otro camino. Ahora lo que ha conseguido es que mucha gente rece por él y seguramente ni siquiera buscaba eso. Robó Hostias Consagradas sabiendo lo mucho que nos dolería, pero a cambio, rezamos por él. Porque un cristiano que intenta vivir bien la fe,  imita la vida de Jesucristo, manda un mensaje de Amor. Y no de odio, como ha hecho Abel.

Así que, te pido, querido lector, que si estás leyendo esto y compartes mi opinión, reces algo por Abel y compartas la publicación para que lo hagan muchos más.

Recientemente he publicado algún comentario en twitter, ¡y vaya que si no se me han tirado encima! Lo que ha sucedido es que un chico había comentado que le daba “miedo” haber escuchado a un sacerdote gritar “Viva Cristo Rey” delante de la exposición. Yo le he contestado que si uno cree realmente que en esas Hostias Consagradas está Cristo, ¿qué tenía de raro?

Y se ha montado una gorda… comentarios desde “yo creo en las galletas Chiquilín” y mil historias más han salido en la conversación. Pero bueno, el sentido del humor sigue estando presente. Lo que más sorprende es que los cristianos seamos el punto de mira de un modo tan brutal ¿acaso no es también extraño creer en el dios del fuego? ¿del mar? ¿de la guerra? Ah, sí sí, eso todo el mundo lo estudia en bachillerato y le parece súper normal. Tan normales como las galletas Chiquilín que decía el chico este en twitter.

Lo que pasa es que en el siglo XXI está de moda no creer. Es más, perdonar, está de moda creerse por encima de todo -incluido Dios. Y ese juego será divertido mientras dure, pero al final todos nos moriremos y nos toparemos con la Verdad, nos guste o no.

Yo no soy nadie para juzgar, no quiero hacerlo. Pero si a Dios se le ofende no podemos quedarnos de brazos cruzados. Como no estoy en Pamplona para ir a rezar allí este es el pequeño apoyo que os envío a los valientes que habéis ido. Gracias por promoverlo, gracias por dar la cara.

Deja un comentario

Archivado bajo Actitud, Historia, Others

tienes un GIFT


Querido lector,

Me gustaría hablarte sobre una asignatura que, en parte, creo que a algunos puede llegar a cambiarles la vida. Se trata de Storytelling, sobre el cuento. Estamos en ella unos 20 alumnos, igual más. Muchos se habrán matriculado porque el nombre suena,…cool. Pero, ¡qué suerte la suya! Damos vueltas y vueltas a la escritura de los relatos cortos, de los cuentos, hablamos sobre Flannery O’Connor,  Carmen Martín Gaite, ¡y tantos otros…! Pero lo mejor es el modo en que la clase es impartida. Tres profesores, que han dejado el listón muy alto. Aunque uno de ellos aún debe impartir alguna sesión, los dos restantes han sabido despertar en mi ese deseo de encontrar mi gift. Mi estrella, como dice Belén. Siento hablar con nombres, pero incluso es público este proyecto que ella lleva entre manos. Follow your own star. ¿Te has planteado alguna vez cuál es tu gift? Parece irónico, pero cuando pensé que lo tendría más claro, más borroso lo veo. No lo distingo. Y ahí estoy, tratando de buscar aquello, curioso, escondido, incógnito,… Belén me ha ayudado, y cuando lo encuentre, se lo haré saber. Y, probablemente, estoy de nuevo en estas líneas de nostalgia de hojalata para descubrirlo. Esa hojalatería,… no quiero conformarme con haber escuchado a Antonio, a Belén.

stars

 

Deja un comentario

Archivado bajo Libros, Others

Deutschland


Ahora ya sé porqué Alemania funciona mejor. Llevo una semana y un día residiendo en este fabuloso país. Y entre sus maravillosas curiosidades, mi escasa memoria solo podrá refrescar algunas de ellas.

El primer día que llegué me dirigí a la Dom, la Catedral de Köln. El transporte que utilicé para llegar fue el Strassenbahn, un tranvía que atraviesa toda la ciudad. ¿Cuánto vale un billete? El abono mensual 80€, y si eres estudiante, 57€. A mi me dejaron una tarjeta, y desde entonces prefiero funcionar en bicicleta (siempre que hay una libre en la casa).

Estos días he tenido la oportunidad de visitar uno de los museos de historia alemana, en Bonn, ambientado desde los romanos hasta 2010. En el mismo museo regalaban periódicos. Mi gran sorpresa vino cuando pregunté por qué eran gratuitos, y la respuesta fue: Alemania vive de los otros países y puede permitirse eso.

El desorden brilla por su ausencia en este país. Esta todo altamente organizado: por una misma carretera viaja en Strassenbahn, coches en dos direcciones y bicicletas en dos direcciones. Y atención con las bicicletas, porque si conduces en dirección contraria, la policía puede multarte. Además hay que decirlo, aquí no es un hobbie, es un medio de transporte. Mejor no distraerse hablando con el compañero con el que vas por la calle porque las bicicletas alcanzan unas velocidades increíbles y pueden atropellarte. Si cruzas en rojo algún semáforo también cae una multa. Para qué mentir, yo en Girona estoy muy acostumbrada a cruzar la calle si no pasan coches. Pero en Alemania quedas mal. MUY MAL. Y la gente se te queda mirando. Acabas de delatar que eres extranjero.

Hablando del Strassenbahn: en una de las calles principales de Köln, cuyo nombre no quiero acordarme, hay dibujados en el suelo uno triángulos grises en la punta de los cuales se abren las puertas del tranvía cuando realiza la parada en tal calle. De este modo, todos los pasajeros, cuando los esperan, se acumulan en los triángulos para poder subir directamente.

Otra pregunta que me surgió es por qué comían tantos helados. Resulta ser un país con un clima muy malo, lluvias, nubes y , muy de vez en cuando, sol. La explicación es que lo toman para estar llenos de energía, porque como no da el sol, necesitan sacarla de algún otro sitio. Realmente no sé si es una excusa, pero desde luego todos comen helados. Una bola = 0.90ct.

Supongo que ocurrirá en muchos otros países, pero no en el mío. En Alemania los coches no tocan el claxon. Nunca. Desde que estoy aquí no he oído ni uno, y mi ventana da a la carretera principal. Todos siguen la normativa al conducir, así que por lo general, nunca pasa nada.

Y el tema de los coches es otro. ¿Te habras preguntado alguna vez si podrías acostumbrarte a ver Ferraris? Eso me ha sucedido. ¡Ya no me sorprende! Y BMW Audi,…

Enfin, son demasiadas cosas, ¡pero este país me encanta! Para el próximo post os hablaré sobre el proyecto de Arguments que toca difundir por Alemania.

Deja un comentario

Archivado bajo Others

KÖLN


vistas desde mi ventana

Deja un comentario

Archivado bajo Others