Archivo de la categoría: Historia

Abel, te has equivocado, ahora tienes a miles de personas rezando por ti.


blog abel azcona

Pensaba que escribiría sobre otro asunto al retomar este blog, al que tanto cariño le tengo. Creo que finalmente se ha convertido en un modo de alzar mi voz, de llevar hasta lo más lejos posible mi voz.

Pena es lo que sentí al leer la noticia de la exposición de las fotografías en las que Abel Azcona escribía con Hostias Consagradas “Pederastia”. Creo que hablo en nombre de muchos -espero que la mayoría- si digo que los pederastas que hayan cometido esas barbaridades son unos hijos de puta (quedándome corta), ni pertenecen a los católicos, ni nos representan, ni representan a Cristo.

Por eso pienso que Abel se ha equivocado, que si lo que quería era castigar a los pederastas, debería haber tomado otro camino. Ahora lo que ha conseguido es que mucha gente rece por él y seguramente ni siquiera buscaba eso. Robó Hostias Consagradas sabiendo lo mucho que nos dolería, pero a cambio, rezamos por él. Porque un cristiano que intenta vivir bien la fe,  imita la vida de Jesucristo, manda un mensaje de Amor. Y no de odio, como ha hecho Abel.

Así que, te pido, querido lector, que si estás leyendo esto y compartes mi opinión, reces algo por Abel y compartas la publicación para que lo hagan muchos más.

Recientemente he publicado algún comentario en twitter, ¡y vaya que si no se me han tirado encima! Lo que ha sucedido es que un chico había comentado que le daba “miedo” haber escuchado a un sacerdote gritar “Viva Cristo Rey” delante de la exposición. Yo le he contestado que si uno cree realmente que en esas Hostias Consagradas está Cristo, ¿qué tenía de raro?

Y se ha montado una gorda… comentarios desde “yo creo en las galletas Chiquilín” y mil historias más han salido en la conversación. Pero bueno, el sentido del humor sigue estando presente. Lo que más sorprende es que los cristianos seamos el punto de mira de un modo tan brutal ¿acaso no es también extraño creer en el dios del fuego? ¿del mar? ¿de la guerra? Ah, sí sí, eso todo el mundo lo estudia en bachillerato y le parece súper normal. Tan normales como las galletas Chiquilín que decía el chico este en twitter.

Lo que pasa es que en el siglo XXI está de moda no creer. Es más, perdonar, está de moda creerse por encima de todo -incluido Dios. Y ese juego será divertido mientras dure, pero al final todos nos moriremos y nos toparemos con la Verdad, nos guste o no.

Yo no soy nadie para juzgar, no quiero hacerlo. Pero si a Dios se le ofende no podemos quedarnos de brazos cruzados. Como no estoy en Pamplona para ir a rezar allí este es el pequeño apoyo que os envío a los valientes que habéis ido. Gracias por promoverlo, gracias por dar la cara.

Deja un comentario

Archivado bajo Actitud, Historia, Others

Rezar y apoyarles, nada más está en nuestras manos.


enhanced-buzz-wide-553-1392847654-27

El otro día fuimos a tomar algo unos amigos después de clase. Entablé la conversación con una de ellas mientras los demás se quedaban fumando fuera del bar. La pregunté qué estaba sucediendo en su país, Venezuela, y fueron demasiadas las cosas que me contó. Supongo que porque estábamos celebrando el cumpleaños de otra amiga nos contuvimos por continuar una charla que al final resultaría escalofriante.

-Han violado a un chico con un fusil.

-A un compañero de la escuela le tiraron piedras en la cabeza y le malhirieron.

Y su familia también está allí. Aguantando, por cambiar un país. Y aquí, nos quejamos de vicio. Me dio mucho que pensar cómo esta amiga puede seguir adelante, porque desde luego yo me estaría subiendo por las paredes nada más plantearme una situación semejante. Por eso te digo que eres una VALIENTE! Y todos los demás como ella. Así que, cómo no sabía muy bien qué hacer, me recomendó que escribiera en mi blog, y os animo a que lo hagáis también, o compartid todos los enlaces posibles, para que la gente sea consciente de lo que está sucediendo. Rezar y apoyarles. Nada más está en nuestras manos.

Fotografías de lo que está sucediendo en Venezuela.

enhanced-buzz-wide-6712-1392847000-30

 

Deja un comentario

Archivado bajo Actitud, fotografía, Historia

Tintín y la historia contemporánea


El cetro de Ottokar

Tintín salva al reino de Syldavia de un golpe de estado fascista. Un grupo de fascistas planean robar el cetro de Ottokar, lo que significa la abdicación de su rey (Hergé, 1939: 25) si no recupera su cetro en tres días. En aquellos días de guerra de constantes revoluciones, asaltos y ataques, la población mundial se había dividido en grupos dependiendo de la ideología de cada uno. En este cómic, Hergé refleja los golpes de estado, concretamente uno fascista. Durante una fiesta celebrada en el palacio real del rey de Syldavia, Tintín intenta avisar a Su Majestad de que está en peligro y que intentan robarle el cetro. Una vez consigue introducirse en el palacio, unos revolucionarios lo reconocen, y para que lo echen de allí dicen que Tintín es anarquista (Hergé, 1939: 38).

“En aquella época estaba claro que Alemania era el objetivo, y el Cetro de Ottokar no es otra que la narración e un Anschluss fallido.”1 El hecho de que los revolucionarios fascistas pierdan y no puedan realizar el golpe de estado previsto, suponía una victoria de “ficción”, impensable en aquella época por cualquiera que quería hundir a los nazis y evitar su política expansionista.

“El coronel Sponz parece manifiestamente alemán, con su punto de Erich von Stroheim. ¿Acaso no se llama Müsstler el malo del Cetro de Ottokar, una combinación evidente de Mussolini y Hitler?”2 (Hergé, 1939: 53 y 58).

Asimismo, en la página 58 del cómic, el rey nombra la “Guardia de Acero”. Rumanía, en su tiempo, tuvo un rey vulnerable, Carlos II, y en ella gobernaba un partido fascista llamado Guardia de Hierro, que en 1938 forzó al país a refugiarse bajo Alemania. 3

Por lo demás, “el ¡Amaïh! de sonoridad fría, es una versión sildava del ¡Heil! hitleriano.”4 La sorprendente similitud entre las armaduras de los soldados de la frontera bordura con las armas nazis, los fusiles Mauser, sus cartucheras y sus cinturones son los de Wehrmacht de Hitler (Hergé, 1939: 33 y 54) y los aviones de la pista de aterrizaje bordura con claramente alemanes (Hergé, 1939: 56).

1 FARR, Michael: Tintín. El sueño y la realidad, Zendrera Zariquiey, Barcelona, 2002

2 FARR, Michael: Tintín. El sueño y la realidad, Zendrera Zariquiey, Barcelona, 2002

3 FARR, Michael: Tintín. El sueño y la realidad, Zendrera Zariquiey, Barcelona, 2002

4 FARR, Michael: Tintín. El sueño y la realidad, Zendrera Zariquiey, Barcelona, 2002


Deja un comentario

Archivado bajo Historia, Libros