Historia para no olvidar


Criadas y Señoras (The Help) parece ser una de las primeras obras con las que se estrena su director y guionista: Tate Taylor. Y empieza con buen pie su larga -esperemos- trayectoria cinematográfica. Aunque la historia es original de la novela de Kathryn Stockett, T.Taylor consigue traer a las pantallas la propia esencia de ésta.

Empezando por aspectos generales, los personajes que encarnan esta trama muestran una clara evolución. Por una parte, las dos criadas de color principales –Aibileen y Minny- pasan de ser personajes reprimidos a luchar por su dignidad y derechos humanos como ciudadanas del mundo. La valentía que crece en ellas es alimentada por Skeeter, una blanca diferente en el Mississippi de los años 60 que decide dar a conocer la verdadera historia de las criadas de color. En torno a ella evolucionan los demás personajes, creando así una invisible dependencia transformadora: Hilly –su amiga que tenía como criada a Minny- a raíz del libro rebela su verdadero carácter. Aibileen y Minny consiguen priorizar dignidad sobre el miedo. La señorita Celia Foote mejora en su actitud, aprende a cocinar y encuentra una buena amiga en Minny. En definitiva, se establece una especie de red y conexiones entre los personajes teniendo como centro a Skeeter.

El orden cronológico que se establece en la película poco coincide con la obra literaria. Pero ya sabemos que no depende de ello que sea una buena o mala adaptación, sino de si consigue o no captar y plasmar la misma esencia de la historia. Y en este caso, lo hace. Teniendo que recortar muchas subtramas que aparecen en la novela de K.Stockett, se da comienzo con un flashbacks y se emprende de nuevo el tiempo “presente” hacia la mitad de la película. Sus casi 2.15h se sirven de una historia contada por una de las propias protagonistas a modo de voz en off. Un recurso que en muchos casos es visto como excusa narrativa y peyorativa. Sin embargo, aquí pasa desapercibida. Acabamos dependiendo de ella, convirtiéndose la obra cinematográfica en un cuento para adultos que escuchamos desde el sofá.

La música de T.Newman pasa a estar en un segundo plano cobrando la importancia necesaria: no sobrepasa la trama pero sin ella la historia carecería de fuerza emocional.

           the-help

Independientemente de todos los puntos fuertes nombrados, la obra de T.Tylor parece estar dirigida exclusivamente al público femenino. Los cotilleos y problemas caseros, junto con la trama, consiguen focalizar la historia excluyendo a gran parte de los personajes masculinos. Esto, aunque ya en la propia historia se aclara, aleja al público masculino y desde nuestro punto de vista, se podría haber optado por la presencia de los maridos de nuestras protagonistas y así conseguir un público más unitario.

El tema principal de la película se basa en el racismo de los años 60 en Norte-América. Pero no es el único. Esconde muchos otros como la amistad, lealtad, coraje, valentía, superación, cambio, lucha, respeto o dignidad.

En definitiva, me parece un buen trabajo por parte de T.Taylor para ser su segunda obra cinematográfica, y a pesar de ser una película que gustará más al público femenino, merece la pena verla, puesto que no deja de reflejar una situación histórica que hoy día muchos ya no tenemos presente. Ficción que refleja una parte esencial de la historia de nuestro mundo y que no podemos pasar por alto. En definitiva, una buena manera de recuperar lo que para muchos ya está en el olvido.

Deja un comentario

Archivado bajo Cinema

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s