24601: ¡Bravo, Hooper!


les_miserables_ver11Anteriormente, T.Hooper nos sorprendió con El Discurso del Rey, y ahora lo consigue con la adaptación de Les Misérables (novela original de Victor Hugo).  Una película que, a pesar de su larga duración (2:38 h), no resulta ni “tan” pesada. La clave está en ir mentalizado: es un musical. Y si ha visto otros, como Los Paraguas de Cherburgo, seguro que podrá apreciar muchos otros aspectos cinematográficos.

Dejando de lado el tema de la adaptación, consideraremos la película como una obra en sí.

Con el comienzo de una puesta en escena que impacta, se da arranque a la trama. Debe decirse que, para la mayoría del público acostumbrado a unas películas comerciales, con ritmo de tramas y acción acelerado (el ritmo justo), esta vez deberá tener un poco más de paciencia. Y será recompensada. Aunque en este caso parezca que la acción avanza muy lentamente, es importante tener en cuenta que se trata de un musical, y por tanto, se alargan las escenas, y con ello, la acción.

Aún así, ¡gracias por la versión original! No podía ser de otro modo. Una magnífica interpretación de Hugh Jackman, Anne Hatthaway, Russell Crowe o Helena Bonham Carter son las que acompañan ese ritmo otorgándole a la lentitud del pastel la guinda final. Es por ello que debe entenderse la decisión de T.Hooper por  la prevalencia de los primeros planos. De este modo, y no de otro, podremos gozar de la interpretación de los actores. Pero como se ha mencionado antes, al espectador corriente acostumbrado a los planos medios y la combinación  con los primeros sin su abuso, puede acabar aburriéndose.

El pacto de lectura debe hacerse desde el primer momento en que el espectador entra en la sala. Es un musical.Y no sólo en cuanto al género. Sí, Rossell Crowe esta vez no es “de los buenos”. Nos tocará hacer el esfuerzo de no verle como el bueno de Gladiator o Robin Hood, es el malo: Javert. Su bondad cruza la puerta de los imposibles transformándose así en un personaje totalmente distinto a lo que estamos acostumbrados a asociarle. Y la interpretación de Anne Hatthaway, no defrauda: lo bueno, si breve, dos veces bueno.  Con I dreamed A Dream y teniendo en cuenta que la grabación de las canciones son en directo durante el rodaje, y no en la post-producción, es casi insuperable.

En definitiva, si está acostumbrado a las típicas películas en las que la acción se desarrolla a un ritmo adecuado -adecuado a su gusto-, tómeselo con paciencia. Y aproveche para disfrutar de la interpretación de los actores así como de su música. Les Misérables, una película que, si tiene ocasión, no debería dejar de verla. De vez en cuando es bueno disfrutar de otros géneros y este no defrauda. ¡Bravo Hooper!

 

 

Deja un comentario

Archivado bajo Cinema, Música

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s