Deutschland


Ahora ya sé porqué Alemania funciona mejor. Llevo una semana y un día residiendo en este fabuloso país. Y entre sus maravillosas curiosidades, mi escasa memoria solo podrá refrescar algunas de ellas.

El primer día que llegué me dirigí a la Dom, la Catedral de Köln. El transporte que utilicé para llegar fue el Strassenbahn, un tranvía que atraviesa toda la ciudad. ¿Cuánto vale un billete? El abono mensual 80€, y si eres estudiante, 57€. A mi me dejaron una tarjeta, y desde entonces prefiero funcionar en bicicleta (siempre que hay una libre en la casa).

Estos días he tenido la oportunidad de visitar uno de los museos de historia alemana, en Bonn, ambientado desde los romanos hasta 2010. En el mismo museo regalaban periódicos. Mi gran sorpresa vino cuando pregunté por qué eran gratuitos, y la respuesta fue: Alemania vive de los otros países y puede permitirse eso.

El desorden brilla por su ausencia en este país. Esta todo altamente organizado: por una misma carretera viaja en Strassenbahn, coches en dos direcciones y bicicletas en dos direcciones. Y atención con las bicicletas, porque si conduces en dirección contraria, la policía puede multarte. Además hay que decirlo, aquí no es un hobbie, es un medio de transporte. Mejor no distraerse hablando con el compañero con el que vas por la calle porque las bicicletas alcanzan unas velocidades increíbles y pueden atropellarte. Si cruzas en rojo algún semáforo también cae una multa. Para qué mentir, yo en Girona estoy muy acostumbrada a cruzar la calle si no pasan coches. Pero en Alemania quedas mal. MUY MAL. Y la gente se te queda mirando. Acabas de delatar que eres extranjero.

Hablando del Strassenbahn: en una de las calles principales de Köln, cuyo nombre no quiero acordarme, hay dibujados en el suelo uno triángulos grises en la punta de los cuales se abren las puertas del tranvía cuando realiza la parada en tal calle. De este modo, todos los pasajeros, cuando los esperan, se acumulan en los triángulos para poder subir directamente.

Otra pregunta que me surgió es por qué comían tantos helados. Resulta ser un país con un clima muy malo, lluvias, nubes y , muy de vez en cuando, sol. La explicación es que lo toman para estar llenos de energía, porque como no da el sol, necesitan sacarla de algún otro sitio. Realmente no sé si es una excusa, pero desde luego todos comen helados. Una bola = 0.90ct.

Supongo que ocurrirá en muchos otros países, pero no en el mío. En Alemania los coches no tocan el claxon. Nunca. Desde que estoy aquí no he oído ni uno, y mi ventana da a la carretera principal. Todos siguen la normativa al conducir, así que por lo general, nunca pasa nada.

Y el tema de los coches es otro. ¿Te habras preguntado alguna vez si podrías acostumbrarte a ver Ferraris? Eso me ha sucedido. ¡Ya no me sorprende! Y BMW Audi,…

Enfin, son demasiadas cosas, ¡pero este país me encanta! Para el próximo post os hablaré sobre el proyecto de Arguments que toca difundir por Alemania.

Deja un comentario

Archivado bajo Others

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s