Instagram, el nuevo Urinario de Duchamp


La nueva red social, Instagram es definida en su propia página web como manera rápida, bella y divertida de compartir tu vida con tus amigos a través de fotos. Es decir, una nueva red social. ¿A qué se debe su gran éxito? Hace diez años hacer una fotografía no era ni tan sencillo, a penas acababan de aparecer las cámaras digitales y los teléfonos móviles. Hoy día, ¿quién puede manejarse sin uno de ellos? Es complicado, son muy pocos en su especie los que lo consiguen. Hasta dudo que sean humanos. Y de ahí surge la relación  con la fotografía.

Lo que gusta tanto de Instagram es que nos hace sentir fotógrafos profesionales. Con una simple edición, nuestra fotografía podría aparecer en National Geographic o en B&W Magazine. Y ¿dónde quedan los verdaderos fotógrafos? los que solían hacer fotografías representando algo, o simplemente, buscando un sentido. Precisando la luz, el enfoque,…calculando. Haciendo arte. Parece que olvidamos el sentido del arte, y ahora, todo se vale. Instagram se convierte en el nuevo Urinario de Duchamp. Con esta nueva forma de hacer fotografía y enterrando el verdadero sentido de tal arte, Instagram reivindica aquello olvidado, abriendo camino a cualquier ingenuo para realizar una de ellas. Y esta vez, cada fotografía se convierte en una más del montón. Ahora sólo cabe preguntarnos:¿seguirán fotografiando los verdaderos fotógrafos?

3 comentarios

Archivado bajo Arte, fotografía

3 Respuestas a “Instagram, el nuevo Urinario de Duchamp

  1. Mi gran amigo Iñigo y fanático del arte,…

    Creo que no has entendido muy bien lo que intentaba hacer con este post. Estoy totalmente de acuerdo contigo cuando dices que el Urinario de Duchamp es una obra en sí y que Instagram “no es más que una herramienta”. Es por ello que en el post he escrito “con esta nueva forma de hacer fotografía”. La palabra clave aquí es FORMA. Pido disculpas si no había quedado claro. Comparto contigo la opinión de que no son lo mismo, aunque por esa razón me refería a una mera metáfora, una simbología, semejanza, analogía, y no simple comparación. Son solo CIERTOS puntos los que ambos tienen en común, y repito, uno obra de arte en sí y otra herramienta.

    No entiendo bien por qué motivo nos introduces a Picaso en esta conversación,…pero lo respeto.

    Más adelante nos dices que “creo que Instagram está lejos de aportar algo nuevo a la fotografía como arte ya que las plantillas que utilizan no hacen más que ensuciar la pureza de las imágenes tomadas” y es que a eso mismo me estoy refiriendo yo cuando digo que “parece que olvidamos el sentido del arte, y ahora, todo se vale” y “esta vez, cada fotografía se convierte en una más del montón.”

    Y en cuanto a tus últimas palabras, donde dices que un iluminado decida recoger una serie de fotografías “de Instagram, las exponga juntas y titule esa colección “Autoretrato de una sociedad” defendiendo de que quiere mostrar cómo la propia sociedad “. La verdad es que no estaría nada mal, pero aquí ya vas más allá, porque desde luego yo comparaba arte(Urinario) – herramienta(Instagram). Debo aclararte que ES POSIBLE comparar ambas cosas a pesar de su distinta categoría/esencia (a llamarle como cada uno quiera). En realidad, Instagram, que es la herramienta, sería más bien comparable con el propio Duchamp, aunque por supuesto, y para que no confundas: sé que uno es persona y otro un mero instrumento que tiene una persona detrás. Entramos pues en el mero juego de la subjetividad. Qué gran debate.

    Tu último párrafo me ha encantado, queda bien así para zanjar tu “speech”. Debo suponer que es la respuesta a la pregunta de “¿seguirán fotografiando los verdaderos fotógrafos?”. Yo también creo que continuarán, no lo dudo. Pero también creo que se valoran fotografías (al igual que lienzos u otro tipo de arte) sin que si quiere estuviera detrás la intención de realizar ARTE. Recuerda el capítulo de Los Simpsons…

  2. Cuanto menos, interesante, pero creo que mezclas dos conceptos. El urinario de Duchamp fue una obra en sí e Instagram no es más que una herramienta.

    La famosa obra de Duchamp introdujo en el arte una crítica que aspiraba cuestionar no una técnica o un movimiento, como otras obras precursoras, sino el concepto de Arte sí. Y precisamente por eso Duchamp es Duchamp, al igual que Picasso es Picasso porque se deshizo de la técnica de imitación para descomponer el objetos en fragmentos buscando otros modos de representación.

    Gracias a la revolución digital que estamos viviendo Instagram es una de esos nuevos conceptos que pone en manos del hombre de a pie la posibilidad de hacer fotografías, modificarlas con unos efectos determinados y compartirlas con el mundo. Pero creo que está lejos de aportar algo nuevo a la fotografía como arte ya que las plantillas que utilizan no hacen más que ensuciar la pureza de las imágenes tomadas. Yo creo que la fotografía como arte sigue reinventándose con innovaciones técnicas profesionales, como nuevas lentes de cámaras, nuevas técnicas de iluminación…

    Aunque no te niego que puede que un iluminado decida recoger una serie de fotografías de Instagram, las exponga juntas y titule esa colección “Autoretrato de una sociedad” defendiendo de que quiere mostrar cómo la propia sociedad (la gente de la calle, la que utiliza Instagram) se refleja a sí misma…

    Las neveras de todo el mundo está llenas de dibujos de niños pequeños gracias a la difusión de los lápices de colores, pero eso no va a hacer que los grandes artistas sigan ejerciendo su arte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s