Dances with wolves and some inspiration


Escuchábase de fondo “dances with wolves” y un sentimiento meláncólico acabó de penetrar en su corazón sin intención de salir. Tenía inmensas ganas de comerse el mundo, extender sus cortos brazos y gritar a los cuatro vientos que podría con todo. A pesar de ello, sabía que a lo largo de su vida siempre habría pequeñas mariposillas molestándole, pero se lo tomaba como un reto: después de haber cadazo cada mariposa iría aumentando su colección, por tal de hacerla más hermosa y grandilocuente. Seguiría pensando que la música era su punto más fuerte, fuente de toda inspiración de la que brotaban ideas sin pausa, una tras otra. ¿Es posible qué esto ocurra? ¿se agotan las ideas alguna vez?  ¿Puede ser que nos volvamos locos de tanto pensar y darle vueltas a un mismo tema? Y miró por la ventana, donde la noche caía sobre la ciudad recorrida con el tren cuyo trayecto la atravesaba de punta a punta…¿qué importaba ya? Acababa de probar un pedacito de mundo. Y le gustó. Acabaría ese pastel saboreándolo hasta la médula.

1 comentario

Archivado bajo story.telling

Una respuesta a “Dances with wolves and some inspiration

  1. Juan Arizti

    Es curioso que tengas una entrada con una foto de una tarta con velas el 26 de Julio, el día de mi cumpleaños.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s